Viviendo un Gran Premio en directo

Para un aficionado a la Fórmula 1, no hay nada comparable a asistir en vivo a una carrera. Si no quieres perderte detalle de lo que ocurre es mucho mejor estar en casa, por supuesto, donde tienes a tu disposición televisión, internet,… pero lo que no se puede transmitir son las sensaciones.

La razón principal para asistir a un circuito es sin duda el ruido. Escuchar el bramido de los motores en la primera vuelta de una carrera, cuando todos los coches pasan juntos, es espectacular. El ambiente alrededor del circuito y las gradas son otras razones importantes, como sucede en cualquier espectáculo deportivo.

Primera vuelta

Lo que mucha gente no sabe es que, al menos en Valencia, cada grada tiene una pantalla gigante que emite la señal de la FOM ( la misma que se ve en todas las televisiones del mundo) por lo que no te pierdes nada de la carrera. Eso sí, por suerte o por desgracia, no tienes comentaristas que narren la carrera (en realidad sí que lo hay, pero no se escucha prácticamente nada).

Vettel, pantalla gigante y playa

Valencia, a pesar de las críticas al trazado en sí tiene la gran ventaja de disputarse en la ciudad, con las ventajas que ello tiene: transporte, comida, ocio… Puedes entrar y salir del circuito sin problemas, desplazarte a pie, comer o beber a escasos metros de él, disfrutar de las atracciones que se montan alrededor o en este caso acercarte a la playa. Eso sí, como ya he dicho anteriormente si de verdad los promotores del Valencia Street Circuit quieren lograr el monopolio del Gran Premio de España, tendrán que plantearse seriamente modificar el trazado. La imagen pública del circuito, su apariencia, ha mejorado sustancialmente frente a los primeros años. Sin embargo, su configuración de pista ha vuelto a confirmar el poco atractivo que ofrece para la competición. En lo que a espectáculo se refiere, fue una de las carreras más aburridas de la temporada a pesar del DRS y Kers. Resulta imprescindible rediseñar el trazado para el futuro si se pretende que la Fórmula 1 siga en Valencia muchos años. Además, ¿no sería posible acercar el trazado a algunos para promocionar algunos de las mejores obras arquitectónicas que tanto distinguen la ciudad?

Alonso atacando a Webber

Una de las decepciones (que ya sufrí el año pasado) es la zona de tiendas. Este año eran exactamente cuatro tiendas, para Ferrari, Red Bull, McLaren y otra genérica, pero que apenas tenía nada que no fuera de los equipos anteriores. Y encima este año estaba dentro del recinto por lo que solo era accesible a los que teníamos entradas. Una política un tanto extraña. Tampoco han cuidado mucho los actos alrededor del Gran Premio. Al menos el año pasado había una exposición de Ferrari de todas las épocas, pero este año nada de nada. Tampoco merece mucho la pena la vuelta que dan los pilotos antes de la carrera saludando al personal, fundamentalmente porque van juntos en un camión que va a toda leche, emulando a los monoplazas que rodarán por esa pista unos minutos después, y casi ni una foto puedes hacerles.

Saludo de los pilotos

En cuanto al Gran Premio en sí, el viernes las gradas medio vacías, lógicamente. Realmente esas tandas de entrenamientos no tienen mucho interés, pero sábado y domingo nuestra grada estaba casi llena, y en las que teníamos a la vista también había una muy buena entrada. Por supuesto, todo plagado de rojo Ferrari, salvo algunos pocos galos que resistimos el asalto de las legiones romanas Sonrisa

Entre todos los coches, el que más llamaba la atención era el Lotus Renault GP debido a su sonido, totalmente diferente al resto debido a la posición de sus escapes. A alguno le recordaba un vespino trucado, y no le faltaba razón del todo… Y a cuenta del ruido de los motores, hay que desmontar un mito. No se necesitan tapones. Quizás si estás junto a los boxes, o muy pegado a la pista sí, pero para la mayoría de la gente que está en las tribunas, son totalmente prescindibles.

El campeón

En definitiva, para un aficionado, es imprescindible asistir al menos una vez a una carrera en directo. Para el que no lo es demasiado, resulta aburrido y probablemente insoportable la mezcla de calor, ruido, gentío,… pero como dice el refrán: “sarna con gusto no pica”, y yo (y mis compañeros de fechoría) lo disfrutamos como enanos.

(A diferencia del post anterior, las fotos de este son todas “originales”, como se puede intuir por la calidad).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s