Vettel, campeón apabullante

Han pasado ya unos cuantos días, y es un buen momento para rendir un pequeño homenaje al nuevo campeón del mundo.

Puede que haya sido uno de los campeonatos menos emocionantes (junto al de 2009 ganado por Button) de los últimos tiempos, lo que demuestra la absoluta superioridad que han demostrado Vettel y Red Bull desde la primera carrera de la temporada.

f1-2011-15-japon-vettel-campeon

A estas alturas, quedan pocos que discutan el talento y la calidad de este alemán (aunque alguno queda). Ya ha entrado en ese grupo de los grandes campeones a los que se les restaron méritos en su día, como Senna, Prost, Lauda o Mansell, incluso en los últimos tiempos Alonso. Es cierto que pilota uno de los mejores monoplazas, cómo siempre ha ocurrido con los campeones, pero también lo es que ha sabido exprimir lo máximo de la joya creada por Newey, formando un dúo que se compenetra de manera increíble. La comparación con su compañero es inevitable, y demuestra que no es suficiente tener el mejor coche para ganar (pero por favor, que nadie venga con teorías conspiranoicas aquí, ¿vale?).

Quizás la clave de Vettel sea ese pilotaje fluido, sin agresividad, sin frenazos o acelerones innecesarios que le han permitido tratar los neumáticos con mucho mimo, adaptándolos perfectamente el monoplaza, siendo el que mejor ha interpretado la manera de transmitir la potencia y la frenada a las ruedas (por eso Button, muy parecido en ese aspecto, está realizando una temporada tan buena).

f1-2011-15-japon-felicitacion-mecanicos

Como otros muchos, descubrí que Vettel sería un gran piloto aquel Gran Premio de Italia de 2008, cuando bajo una intensa lluvia conseguía la pole a los mandos de su Toro Rosso, y al día siguiente ganaba la carrera, ya en seco, con todas las de la ley. Podéis leer un resumen de su carrera: Un nuevo genio alemán.

Si el año pasado consiguió el título in extremis, este lo ha conseguido con una superioridad tan aplastante que es necesario compararlo con grandes como el Schumacher de 2002 o Mansell en 1992 para poder medir su hazaña. Con solo 24 años y dos campeonatos en el bolsillo, sus datos son asombrosos y bate records como quien se cambia de calcetines. A falta aún de tres carreras ha conseguido 12 poles, 10 victorias, y sólo en una ocasión no ha pisado el podium. Y ha alcanzado la madurez propia de los grandes campeones, uno de los puntos más criticados el año pasado, ha progresado y no ha cometido errores. Su peor actuación fue en el GP de Alemania, curiosamente justo después del peor para Red Bull (Silverstone), la única carrera donde no se le vio competitivo, pero a partir de ese momento las demostraciones de su potencial fueron continuas, sobre todo la de Monza, el circuito tabú para RBR.

f1-2011-15-japon-vettel-trofeo-suzuka

Como siempre, os dejo unas lecturas que merecen la pena:

Para un próximo capítulo, la otra mitad del binomio ganador. Newey y el RB7.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s