Se acabó la “cualifáin”

Uno, que por naturaleza es bastante perezoso, llevaba una semana retrasando un pequeño post sobre la decisión de Toro Rosso, y finalmente ocurre lo inevitable, que gente que sabe mucho de este negocio deja muy clarito todo el tema y explica mucho mejor que yo lo que también pienso. Por eso os recomiendo que os leáis estos enlaces (ya habituales en este blog):

Aun así, no me resisto a dejar mi modesta opinión en un tema que me parece bastante cristalino, pero que como de costumbre, los grandes medios de comunicación han decidido tergiversar (en ocasiones, de manera intencionada, me temo). Ejemplos hay de sobra.

Para empezar, decir que no tengo un especial aprecio por Alguersuari. No me parece un mal piloto, pero tampoco un fuera de serie. De mitad de tabla, quizás luchando por los puestos de UEFA League sin llegar a Champions. Y un bocas, otro más, que confirma mi teoría de que la mayoría de los pilotos son unos bocazas presuntuosos y egocéntricos, y los que no lo parecen o es que han madurado con los años (como Alonso, por ejemplo) o es que no los escuchamos lo suficiente por ser extranjeros.

Su tan precoz llegada al mundial probablemente fue un error, a pesar del grandioso entorno y coro mediático que siempre ha tenido y que se ha dedicado a magnificar cualquier actuación suya, creando unas expectativas poco reales y que le han acabado perjudicando. Sólo por compararlo con algunos pilotos jóvenes de la parrilla, no creo que sea mejor que Rosberg, Hulkenberg (al que también dejaron sin asiento) o incluso un debutante como Sergio Pérez.

Desde luego creo que tiene más talento que Buemi, así que la decisión sobre el suizo no merece ni ser comentada, y por si fuera poco los números también benefician a Jaime, al menos en la segunda mitad de la temporada. Porque no hay que olvidar que según informaron numerosos medios, Jaime tenía los dos pies fuera del equipo en el Gran Premio de Europa, y sólo una buena actuación (acabó séptimo) le evitó la guillotina.

La clave está en la definición de la escudería Toro Rosso. Siguiendo con el símil futbolístico, se trata del filial de Red Bull.  Su objetivo (primario) no es ganar carrera o conseguir grandes resultados, sino proporcionar un asiento a los pilotos que tutela Red Bull (que gasta más cantidades ingentes en su programa de pilotos), formarles y darles la oportunidad de conseguir experiencia y sobre todo probar su posible valía como pilotos del primer equipo. Tras dos años y medio, Red Bull (o Marko, tanto monta, monta tanto) ha decidido que el español no tiene el potencial que ellos buscan y esperaban de Alguersuari. Y lo han puesto en la calle. No se trata de compararle con los nuevos, Ricciardo y Vergne, pues como digo el asiento que ocupaba Alguersuari es un examen. A él le han suspendido (estaba probablemente con el profesor más duro de todo el instituto) y ahora le toca a otros más jóvenes examinarse.

Hasta aquí, creo que sólo he dado información objetiva y por tanto lo que único sobre lo que hay que discutir es si la decisión tomada es acertada o no, si el “Doctor” está equivocado sobre el potencial de su ya antiguo pupilo.

¿Mi opinión? Pues que hacen lo correcto, aunque la forma les haya perdido. Alguersuari podía llegar a ser un Webber, un piloto de nivel medio que con un buen coche estaría en las posiciones de cabeza, pero nunca llegaría a ser un Vettel, un potencial campeón del mundo. Y por tanto no tiene sentido dentro de la organización diseñada por Red Bull (que sólo tiene un objetivo, producir Vettels). Tras dos años y medio en el equipo no tiene sentido que siga allí si no va llegar donde se le espera y bloqueando a otros jóvenes que esperan para demostrar su valía.

Por cierto, ya para terminar, el argumento de los intereses comerciales me parece un chiste de mal gusto. ¿De verdad alguien se cree que a Webber se le renovó por el mercado australiano? ¿Y además se sube a Ricciardo? ¿Por un país de 22 millones de habitantes? Vamos, hombre… Por cierto, que alguno no se ha enterado. Cepsa hace tiempo que no es una empresa española, sino del gobierno de Abu Dabi, y aunque pongan dinero en Toro Rosso, el equipo sigue siendo de Mateschitz.

Y dicho todo esto, espero que encuentre un hueco en algún otro equipo, de verdad

Anuncios

2 pensamientos en “Se acabó la “cualifáin”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s