Análisis del circuito de Silverstone

El circuito de Silverstone probablemente representa mejor que ningún otro la historia de la Fórmula 1. Si Monza es el templo de la velocidad, Mónaco el espejo del glamour y Spa la esencia de esta competición, el viejo aeródromo inglés puede considerarse la cuna, pues aquí se disputó la primera carrera del mundial tal como lo conocemos hoy en día en 1950, y ha sido la sede del Gran Premio de Gran Bretaña en la mayoría de sus ocasiones. Podéis leer un completo recorrido a su historia en Tertulias de F1.

Como todo circuito clásico que se precie, sus curvas tienen nombre propio y algunas de ellas son sin duda parte de la memoria de cualquier aficionado. El tramo (que ya recorrimos en la vuelta al circuito) desde Copse hasta Stowe, pasando por las enlazadas Maggots-Becketts-Chapel representa lo mejor de un trazado que se ha visto modificado a lo largo de los años, perdiendo parte de su encanto original.

Muro de las leyendas, Silverstone

Se trata de un circuito de alta velocidad, pero que a diferencia de lo habitual no se basa en interminables rectas, sino en rectas conectadas por curvas muy rápidas (tiene la velocidad de  paso por curva más alta del mundial) . Es uno de los más rápidos del campeonato, y en consecuencia requiere una gran carga aerodinámica. Aunque se exige bastante al motor (66% de la vuelta se hace a tope), las bajas temperaturas mitigan en parte esa presión y en cuanto a los frenos su desgaste es bajo, pues apenas se usan un 8%.

Aquí la meteorología juega un papel fundamental, pues además de la presencia habitual de la lluvia inglesa, la pista está en una zona muy expuesta al viento, con rachas que pueden comprometer el equilibrio de los coches. El agarre es relativamente bajo, pero las curvas rápidas desgastan bastante los neumáticos, sobre todo lateralmente.

Entre los momentos memorables que nos ha dejado este circuito, el paseo que le dio Mansell a Senna en 1991, el grave accidente que le costó su primer título en Ferrari a Schumacher en Stowe o el follón que montó la FIA en 2011 con los escapes sopladores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s