Una vuelta a Monza

Trazado Monza

Monza Sector 1Atravesando la gran recta de meta se llega la Variante del Rettifilo, una chicane muy complicada (especialmente en la salida) que necesita una fuerte frenada desde 100 metros antes reduciendo desde séptima marcha hasta la primera, para pasar a poco más de 85 km/h por la primera curva, a la que hay que entrar tarde sacrificando la salida para poder hacer bien la segunda parte de la chicane, por la que se pasa a 75 km/h. Hay que cuidar la tracción para no patinar y hacer un trompo. Completado este primer punto crítico, se acelera a fondo subiendo marchas mientras se atraviesa la curva Biassono (T3), un largo curvón a derechas donde se pueden alcanzar los 305 km/h, manteniendo el coche a la derecha de la pista para afrontar el siguiente sector.

Comienza este sector marcando una punta de 330 km/h, para inmediatamente abordar una nueva chicane (izquierda-derecha) bastante complicada, la Variante della Roggia. Se hace en segunda, pasando por la T4 a 120 km/h, una zona en que se se puede sufrir de subviraje, y hay que tener cuidado con no aprovechar demasiado los pianos, pues puede escupir el coche hacia fuera. Se sale de esta chicane acelerando hasta engranar quinta velocidad a 265 km/h para afrontar las famosas curvas de Lesmo, ambas con un pequeño peralte. La primera (T6) es más lenta, unos 200 km/h, buscando el interior para salir todo lo posible por el exterior para intentar alcanzar mayor velocidad al trazar la segunda de estas curvas, más complicada. Se llega en quinta a 260 km/h y se frena a 178 km/h en tercera, sin tocar mucho unos pianos que son traicioneros. Una pequeña bajada a la salida de esta curva nos encamina hacia la Curva del Serraglio, un leve curvón que se toma a la izquierda a fondo y sin dificultad, pasando en sexta a 304 km/h.

El último sector comienza con la Variante Ascari, que junto con la chicane de inicio, es la parte más técnica del circuito. Tras pasar bajo el puente del antiguo trazado, se frena de 330 km/h hasta 170 km/h para trazar la primera curva (T9) en tercera. Manteniendose en la derecha, se toma la curva nueve y se busca el vértice de la T10 tratando de hacerla lo más recta posible a 235 km/h. A la salida de la curva, se acelera por la recta que nos lleva a la curva más famosa, la Parabólica. Un curvón muy largo de alta velocidad progresivo, que comienza cerrado y se va abriendo. Se ataca pronto, frenando brevemente hasta tercera, por el arcén interior, para efectuar toda la segunda mitad por fuera acelerando hasta salir de ella a 285 km/h en quinta para afrontar la recta de meta, donde se pueden alcanzar los 340 km/h, y completar la vuelta.

Para terminar, la vuelta onboard con Kimi Raikkonen, el hombre ameba según cierto periodista maleducado, con el Lotus E20 de 2012:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s