Nigel Mansell, Williams FW11B (GP Gran Bretaña, 1987)

GP Gran Bretaña 1987

Poster GP Gran Bretaña 1987El 12 de julio de 1987 se disputaba en el circuito de Silverstone la séptima prueba del mundial, una carrera memorable que ha pasado a la historia de esta competición como una de las más emocionantes. Era la época de los motores turbos, con el claro dominio de los motores Honda, que equipaban las escuderías Williams y Lotus. A este Gran Premio se llegaba con Ayrton Senna como líder del mundial tras la carrera en Paul Ricard, por delante de Prost, Piquet, Mansell y Johansson.

La clasificación fue dominada por los Williams en medio de un ambiente enrarecido dentro del equipo. Tras las críticas recibidas por su mala actuación en el anterior Gran Premio, Nelson Piquet arremetía públicamente contra su compañero de equipo (que había ganado la carrera), en uno más de los encontronazos que tuvieron ambos pilotos, cuya feroz rivalidad se llevó a cabo tanto dentro como fuera de sus Williams-Honda FW11Bs. El que finalmente sería campeón del mundo ese año, se imponía en esta clasificación a Nigel Mansell (que ya había ganado en dos ocasiones anteriores este Gran Premio) por apenas siete centésimas, mientras por detrás de ellos a más de un segundo quedaba el Lotus 99T de Senna (con un sistema de suspensión activa que le beneficiaba en circuitos lentos y bacheados, pero su peso adicional y una aerodinámica más voluminosa le penalizaba en circuitos rápidos como Silverstone) y Prost (McLaren).

Ajustes Williams FW11B de Piquet (GP Gran Bretaña, 1987)

Ajustes finales en el monoplaza de Nelson Piquet antes de la salida (GP Gran Bretaña, 1987)

Una magnífica salida permitió a Prost ponerse en cabeza antes de llegar a Copse, superando prácticamente por fuera de la pista a unos Williams que casi se tocan por el bandazo que dio Mansell hacia Piquet, y a Senna que se quedaba clavado aunque conseguía mantener la cuarta posición. Poco le duró la alegría al francés, la potencia del motor Honda hacía que Piquet le devolviera el adelantamiento en Maggots, e inmediatamente después lo hacía Mansell haciendo saltar chispas (literalmente) en la pista, dejando claro que la victoria iba a ser una lucha directa entre los dos compañeros de la escudería inglesa.

Los dos Williams iban poniendo distancia respecto a sus rivales sin grandes diferencias entre ellos, pero a partir de la vuelta 12 Mansell empezaba a sufrir fuertes vibraciones en su monoplaza debido a la pérdida de un peso en una de las ruedas. En la vuelta 36 ya se encontraba a más de 5 segundos del brasileño y la distancia iba aumentando. Por detrás, Prost  se mantenía por delante del Lotus de Ayrton Senna y se veía entre otros el abandono de Andrea de Cesaris al incendiarse de forma espectacular su Brabham-BMW en plena recta.

Andrea de Cesaris, Brabham BMW (GP Gran Bretaña, 1987)

Incendio del Brabham BMW de Andrea de Cesaris (GP Gran Bretaña, 1987)

Con Piquet liderando cómodamente la carrera ayudado por una mejor puesta a punto inicial con el coche cargado y una versión del monoplaza con mayor distancia entre ejes, y aunque en Williams no tenían programadas paradas para ninguno de sus dos pilotos, los problemas de Mansell (la vibración le estaba afectando a la visión) y el amplio colchón que tenía respecto al tercero llevaron al equipo a hacerlo entrar a boxes para cambiar neumáticos y solucionar sus problemas. Las paradas en aquella época (9.54 seg) poco tienen que ver con las actuales de 3 segundos, y Mansell se reincorporó a carrera a 29 segundos de su compañero cuando faltaban 28 vueltas para completar el Gran Premio.

Con unos neumáticos frescos (en aquella época el proveedor único era Goodyear y sólo llevaba un tipo de compuesto a las carreras) y un público volcado en su ídolo (era el único británico puntero en la parrilla), Mansell comenzó una remontada épica, en la que llegó a rebajar la vuelta rápida en 11 ocasiones, recortando un segundo por vuelta a Piquet gracias a la mayor velocidad en recta que le daba un coche con menos ala que su compañero, sin prestar atención a las lecturas del combustibles que comenzaban a ser alarmantes.

Nigel Mansell, Williams FW11B (GP Gran Bretaña, 1987)

Nigel Mansell, Williams Honda FW11B (GP Gran Bretaña, 1987)

En la vuelta 62 ya se encontraba pegado al rebufo de su compañero, que estaba asumiendo igual que él grandes riesgos con el tráfico en pista y los numerosos doblados. En la siguiente vuelta el “león” realizó una impresionante maniobra de adelantamiento. Salió de Chapel pegado a la trasera del monoplaza de su rival y al final de la recta Hangar antes de llegar a Stowe amagó por el exterior. Piquet se echó hacia la izquierda para tapar el hueco mientras Mansell giraba a la derecha para colarse por el interior en la frenada de la curva, donde casi se tocan, y salió de ella en primera posición entre una explosión de júbilo de los aficionados que llenaban las gradas. Nada pudo hacer Piquet en las dos últimas vueltas para impedir la tercera victoria del inglés en su Gran Premio. El resto de los puntos se repartirían entre Senna, que acabó tercero tras la rotura de motor del McLaren de Alain Prost, seguido por su compañero de equipo Nakajima, Warwick y Teo Fabi, todos ellos doblados por ambos Williams.

Tras cruzar la línea de meta, Mansell se quedó sin combustible durante la vuelta de honor y una multitud de aficionados inundó la pista para celebrar la victoria a su alrededor. Un coche de asistencia tuvo que llevarse al piloto de vuelta al paddock, pero al pasar de nuevo por Stowe, le pidió al conductor que se detuviera para besar la pista donde había ejecutado aquella maniobra magistral sobre Piquet.

Para el brasileño bicampeón del mundo esta carrera fue una piedra más en su relación dentro del equipo Williams, donde desde su llegada sentía que no recibía el trato que merecía, como en esta ocasión, en la que no lo habían protegido de los ataques de Mansell con órdenes de equipo. En las semanas siguientes, el brasileño hizo las gestiones para dejar el equipo y unirse el año siguiente a Lotus, que mantenía los motores Honda, mientras que Williams los iba a perderen favor de McLaren, iniciando un declive de la escudería hasta su vuelta a la gloria en 1992 de la mano de Renault y de nuevo con Mansell.

Fuentes: GrandPrix | StatsF1 | Wikipedia | VivaF1 | F1Fanatic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s