Clases y clases

Mientras terminamos de cocinar los resultados de los premios de #ElPaddockToday 2013, unos apuntes dedicados a los conspiranoicos. Hagamos memoria…

  • Ferrari tiene derecho de veto sobre el sucesor del jefe ejecutivo de la Fórmula 1 (a.k.a. Tito Bernie).
  • El presidente de la FIA es un antiguo director deportivo de la Scuderia.
  • Los italianos también tienen derecho a veto sobre cualquier cambio de reglamento.
  • Sólo por su nombre, Ferrari recibe de la FOM 80 millones de dolares anuales independientemente de sus resultados.
  • Cada innovación técnica de Red Bull se ha ido prohibiendo año tras año: cambios de mapa motor, difusores soplados, …

Pero la Fórmula 1 está vendida a Red Bull y unos Pirelli que explotaban en carrera se cambian exclusivamente para regalarles un año más el campeonato.

Pit stop de Red Bull vigilado por los mecánicos de Ferrari (GP Bélgica, 2013)

Pit stop de Red Bull vigilado por los mecánicos de Ferrari (GP Bélgica, 2013)

Anuncios
Neumáticos Pirelli (GP Italia, 2013)

El cambio de Pirelli

Dada la superioridad mostrada por Vettel y el RB9 en las últimas carreras, hay quien necesita buscar una excusa que permita seguir criticándolos, menospreciando e incluso cuestionando sus conquistas. Así que esta temporada se han encontrado un chollo con el comportamiento de Pirelli. Podemos entrar a discutir cuánto afectó o no el cambio de los neumáticos a mitad de temporada y es más que evidente que afectó, a unos para bien, y a otros para mal.

Partiendo de la base de que lo ocurrido en Silverstone (reventones aleatorios de los neumáticos) me parece un suceso vergonzoso e inaceptable (y hay quien se atreve a insinuar que fue intencionado), se critica que Red Bull haga lo que su equipo hizo durante toda la historia: presionar a la FIA en su favor. Y no me parece correcto, que conste. Como tampoco me lo parecen los cambios de reglamento a mitad de temporada, las excepciones a la norma o la arbitrariedad de las sanciones (y tenemos ejemplos de sobra en todos los sentidos).

Pero esa actitud victimista tan propia de Ferrari (o de algunos de sus acólitos), no puede ser válida. Recuerda a esos malos futbolistas que se quedan protestando al árbitro cuando pierden el balón por una falta en vez de continuar el juego y defender el contraataque rival. Me permito la licencia de tomar unas frases de Sergio Marcús (por cierto, ferrarista y alonsista) en su análisis del GP Singapur: “La culpa no siempre es de los demás. Cada cual tiene que asumir sus responsabilidades. Desde el primer cambio de gomas (Silverstone), Ferrari ha introducido multitud de supuestas “mejoras”, pero ninguna ha funcionado como se esperaba. De eso no tiene la culpa el cambio de gomas” […] “Si un equipo de Fórmula 1 debe tener una aptitud por encima del resto, es la adaptabilidad al cambio. En Fórmula 1 las cosas cambian cada carrera. Hay que adaptarse siempre, sin excusas“.

Sólo me gustaría recordar que con los Pirelli que no le iban bien a Red Bull, Vettel ya ganaba carreras y era líder del mundial. Y echad la vista atrás a 2012 para ver cómo evolucionan durante la temporada Red Bull y Ferrari.

Para que analicéis los datos vosotros mismos, os dejo una interesante tabla comparativa sobre rendimientos antes y después de Silvestone (vía @Los Vettelistas), y un análisis en la misma línea de @Ju_SMC que merecen la pena.

Alain Prost, Renault RE40 (GP Monaco, 1983)

Charcos

Aun no ha comenzado la temporada prácticamente (llevamos 20 minutos reales) y ya tenemos polémica. Y de nuevo con la lluvia. Entiendo que el criterio principal sea la seguridad de los pilotos y esté por encima de todo y que el diseño de los monoplazas actuales los hace mucho más inestables en condiciones de lluvia, pero los aficionados sentimos que nos toman el pelo cuando se retrasa una sesión de clasificación varias veces para acabar rodando en las mismas condicionales iniciales simplemente porque mandan otros criterios (puramente comerciales), o cuando tenemos que estar más pendientes de la hora de puesta de sol que de los motores. Hemos llegado a una competición incompatible con la lluvia, donde se diseña compuesto de neumáticos exclusivo para perseguir al coche de seguridad y no se deja a los pilotos demostrar su talento.

Parecen empeñados en robarle la épica a este deporte y dejarnos sin imágenes como estas.

Un apunte final. Es curioso. Se habla de lotería, pero en esas condiciones siempre se suelen salir los mismos. De conspiranoicos y pullitas de pilotos hoy no hablamos, que nos queda demasiado camino por recorrer.

Kimi Raikkonen (F1 2013 Testing Barcelona 1 - Day 1)

Predicciones 2013

Llegó el temido momento. Qué es un inicio de campeonato sin sus apuestas, sus predicciones, sus porras…

Yo, que llevo demostrado años mi ignorancia y puesto que aquellos que de verdad entienden tampoco tienen muy clara la situación en la que se presentan los equipos, voy a regatearme a mi mismo y saltarme el doloroso trance de hacer un pronóstico razonado.

Como no veo a mi querida Williams-Renault reverdeciendo laureles noventeros a pesar de contar con el novato más esperado y deseado desde hace mucho timepo, voy a arriesgarme con el corazón y apostar para el mundial de pilotos todas mis fichas al vodka… Perdón, quiero decir a Kimi y su Lotus-Renault. Porque si no se habían dado cuenta, en esta casa siempre Renault (para tipo raro, yo). Y no, no creo que los dioses (entiéndase esto como cada uno quiera) permitan un cuarto título consecutivo de Vettel. Aunque sí veo ese cuarto título como constructor para Red Bull y su resplandeciente morado.

Kimi Raikkonen (F1 2013 Testing Barcelona 1 - Day 1)

Por cierto, que a base de hacernos comulgar con ruedas de molino quieren hacernos creer que hay monoplazas bonitos, pero la realidad es que a mi cada año me parecen más horrorosos…

#ImSexyAndIKnowIt

Convulsión en Yas Marina

Menudo día se ha vivido en Yas Marina, y nos lo queríamos perder. Una auténtica montaña rusa de sensaciones, desde la euforia al desconsuelo, pasando por la incertidumbre y el desasosiego.

Empezó la mañana con el ánimo de los ferraristas por los suelos. Alonso octavo mejor tiempo y el Twitter de Ferrari poniéndose la venda antes de la herida. Mientras, unos boxes más allá, Vettel apenas rodaba por problemas del sistema de frenos pero con sólo un par de vueltas se colocaba tercero. Llega la clasificación y en las dos primeras mangas el Ferrari devuelve la esperanza a unos aficionados que ya se estaban encomendando al amigo de toda vida Hamilton. Pero en el momento de la verdad, es decir la Q3, el samurai se ve sorprendido por tierra, mar y aire, o lo que es lo mismo, lo baten Mclaren, Red Bull, un Lotus y un Williams…

Y cuando todo parecía haber terminado, estalla la bomba. Vettel parado en pista sin combustible suficiente para el control de la FIA.

Vettel, parado tras la clasificación (GP Abu Dabi 2012)

Unos detalles que me rondan la cabeza después de todo el jaleo.

Si ha habido error de Red Bull, es monumental. Si hace tan sólo una semana hablábamos del mejor equipo de la competición (diga lo que diga un piloto rojo), no puede cometer un fallo tan garrafal, más propio de la temporada que está haciendo McLaren. Y digo que si ha habido error, porque la FIA ha aceptado las explicaciones de Red Bull sobre una hipotética avería. En el fondo, yo tampoco no me lo creo, porque aplicando la navaja de Occam,  la explicación más sencilla suele ser la correcta, y aunque la sanción me parece desproporcionada (como ya dije en el GP de España con Hamilton) es lo que contempla el reglamento y no hay más discusión.

Además del evidente regalo que supone para Ferrari, este problema les viene de perlas para tapar el desastre en que se estaba convirtiendo este Gran premio, superado no sólo por Mclaren y Red Bull, si no también por Raikkonen y ¡Maldonado! Y no sólo culpa del equipo, Alonso no mejoró su tiempo de Q2, así que los que no paran de decir que va siempre al 120% y hace magia, mejor que  se callen (si son capaces).

No dudo que este suceso no influirá lo mínimo en los simpáticos conspiranoicos (mucho más sutiles que los que denunciaron el contubernio Red Bull-Lotus) convencidos de que la FIA ya adjudicó el campeonato a los austriacos mediante la mano ejecutora de Pirelli. ¿Las razones? Qué importa.

A pesar de que la sanción no se conoció hasta casi 5 horas después, en algo voy a defender a los comisarios (y que dios me perdone por ello). Con lo que está en juego y con las alegaciones del equipo, no se trataba sólo de ver si había suficiente combustible en el depósito del monoplaza, había que analizar mucho más. Eso sí, que se retrase la decisión porque Charlie “Waiting” se vaya a cenar es de traca.

De todas formas sólo son reflexiones de madrugada, no me hagáis mucho caso…

Coches del montón

He estado bastante rato dándole vueltas a un tema recurrente, ahora que Vettel vuelve a imponerse de manera casi incontestable vuelve a ser un mantra que muchos aficionados (y muchos a los que no les gusta la F1) repiten. Más o menos, vienen a decir que hasta que Vettel no demuestre que puede ganar con un coche del montón saliendo 5º o 6º o en mitad de la parilla, no lo  considerarán un buen piloto.

Como digo, estuve pensando en ello un buen rato, en parte por el encendido debate en Twitter entre defensores y detractores del alemán, pero me pareció más interesante echar mano a los datos y ver qué nos podían decir estos, siempre con las reservas que se deben tomar de cualquier análisis estadístico (esa cita cuyo autor no recuerdo que dice más o menos: dame unos datos cualesquiera y los exprimiré hasta que digan lo que te interesa). Quería ver cuantas remontadas habían hecho Alonso y Vettel , tomando como referencia estos tres últimos años y sólo aquellas carreras en las que habían acabado en el podio (en el resto suele haber demasiados condicionantes que interfieren).

Así pues, me fui a F1-facts, cogí los datos de parrilla y resultado final y me salió esta sencilla tabla:

Comparativa Alonso-Vettel (2010-2012)

(más abajo podéis ver la hoja de cálculo para más detalle)

Aunque pueda parecer sorprendente, en los dos primeros años ninguno de los dos subió al podio remontando más de 3 posiciones. El caso de Vettel en 2011 es claramente anómalo, con un coche tan superior no es posible sacar mucho en claro (aunque su compañero no quedaba segundo tras él habitualmente… Ah, no que había una conspiración dentro del equipo para perjudicarle).

Pero vayamos a 2012. Tenemos la victoria de Alonso en Malasia (saliendo 8º), una carrera en lluvia que se jugó contra un Sauber, así que parece que se pueda extrapolar. También tenemos la remontada en Monza (del 10º al tercer puesto), con el Ferrari en su mejor momento de la temporada y obligado a salir tan retrasado por un fallo puntual en el monoplaza. Pero si vemos los resultados de Vettel, tenemos su remontada en Spa (10º a 2º). Así pues nos quedaría la gran victoria de Alonso en el Gran Premio de Europa (remontando desde el puesto 11) como factor que desequilibraría la balanza, y no creo que sea suficiente para emitir una sentencia tajante.

Por supuesto que Alonso es un grandísimo piloto y que Vettel gana mucho porque tiene un coche fantástico, pero no nos engañemos, nadie gana con un coche del montón. Puede que ganes con un monoplaza que no sea el mejor, pero no con uno mediocre. Recordad los  ganadores del mundial de los últimos 30 años; ¿cuantos tenían un mal coche? Para los que niegan su talento, el alemán este año ha demostrado sacar partido de un coche cuando no era ganador y saber luchar cuando no sale desde la pole. Y ya ganó con un coche que no era el mejor, y con sólo 21 añitos.

Con estos posts parecerá que soy un fan incondicional de Vettel, pero lo cierto es que no le tengo un aprecio especial, salvo que pilota para un equipo Renault y no soporto las críticas infundadas con el único objetivo de desprestigiar a los rivales. Porque tengo muy claro que si se produce, el día que fiche por Ferrari desearé que no vuelva a ganar una carrera 🙂

Para terminar, un dato sobre un tuercebotas, un pobrecillo que pasó por la Fórmula 1 hace unos años:

https://twitter.com/Khan_F1/status/222723232212586496

El enlace a la tabla de datos.

Felipe, contra viento y marea

Me daba muchísima pereza escribir sobre la renovación de Massa en Ferrari. Llevamos todo el año hablando de ello y es un tema ya agotado, las bromas y chanzas con el brasileño se han repetido semana tras semana, le hemos colocado mil y un sustitutos, pero al final todo seguirá igual. Como ese boxeador que se dedica a encajar todos los golpes, Massa ha resistido todas las críticas y todos los nombres (reales o no) que han sonado para sustituirle.

En el fondo, a mi me parece fenomenal que lo renueven. Significa que, o bien Ferrari diseña un auténtico cohete o han tirado ya el campeonato de constructores de 2013. Tratando de ser un poco más objetivo, desde luego, los aficionados no podemos valorar el trabajo que hace dentro del equipo. Quizás sea muy valioso en la puesta a punto del coche, pero desde fuera, donde sólo podemos valorar el rendimiento en la pista, su actuación este año (y olvidémonos de temporadas anteriores) ha sido bastante lamentable.

Tendremos que esperar al menos otro año para despedirnos de Massa

Massa es un piloto que depende excesivamente del monoplaza, como le ocurre a Button (a otro nivel, claro). Necesita un buen coche para que su rendimiento sea bueno. Y por eso sufre tanto en la comparación con su compañero, que siempre ofrece un gran rendimiento independientemente de lo que tenga entre manos. No puede ser casualidad que haya estado a un nivel aceptable cuando (además de la presión por renovar) el Ferrari ha demostrado ser un buen coche: Silverstone, Monza, Japón (quizás no a la altura del Red Bull ahora mismo, pero un buen coche al fin y al cabo) y estar hundido en la miseria al principio de temporada cuando ese coche era casi inconducible. Eso es lo que diferencia a los buenos pilotos de los mediocres. Y por esa razón no deberían dar  el segundo volante del equipo con más historia del mundial a un piloto que sufre esos altibajos y que ha demostrado en las tres últimas temporadas no estar a la altura.

Comparativa Alonso – Massa en el mundial 2012 (elaboración propia)

Entonces, ¿porqué lo renueva Ferrari? Esa es la gran incógnita que todo el mundo intenta responder. Probablemente, sea una combinación de todos los factores la que ha empujado al equipo a esa decisión. Por un lado, y no puede despreciarse, los intereses del Santander en Brasil, principal patrocinador. Tampoco hay que descartar una cierta ineptitud en la cúpula de Ferrari, empezando por Domenicali. El hecho de llevar muchos años en el equipo y ser bastante querido dentro de él también tiene su peso. Alonso se siente cómodo con él ya que no representa una amenaza y no le va a hacer sombra. Y sobre todo, al menos como yo lo veo, esa posible apuesta en 2014 por Vettel que limitaría la capacidad para contratar a un buen piloto sólo por un año, lo que al final reduciría todo a que se ha escogido la única opción viable que había.

Sea como sea, una buena noticia para Massa, mala para Ferrari, y triste para los aficionados, que nos quedaremos sin ver a un piloto competitivo en uno de los principales asientos de la parrilla. ¿O a vosotros no os apetecería ver, por ejemplo, a Kovalainen o Hulkenberg vestidos de rojo?