Lecturas para un domingo sin F1 (XXX)

Tras el parón veraniego, el circo se ha puesto en marcha en nuevo y ya no parará hasta finales de noviembre. Apurando el final de la etapa europea, este fin de semana nos encontramos entre dos escenarios míticos, Spa y Monza para repasar unas cuantas lecturas.

  • Una muy interesante entrevista/charla de F1Radical con el antiguo ingeniero español de Renault Isaac Prada, que también se puede escuchar en su recomendable podcast El Paso de Raticosa.
  • Problema enquistado en la Scuderia. Una crítica al segundo piloto de Ferrari firmada por Carlos Castellá: Sin Massa no habrá paraíso.
  • Que el mundial y todo lo que lo rodea ha evolucionado de manera vertiginosa con los años es algo obvio, y para muestra, una curiosa imagen de los boxes del Gran Premio de Mónaco y su explicación: Taller Renault entre semana, box de F1 durante el finde.
  • Excelente artículo sobre aquello de lo que nos quejamos tan a menudo, el fanatismo en la afición: La futbolización de la F1, por Javier de la Calzada.

  • Un repaso a los orígenes de los actuales equipos de la parrilla, donde destaca el caso de Lotus, que nada tiene que ver con el fundado por Colin Chapman: La onomástica de la Fórmula 1.
  • En otro de sus “seriales” de lectura imprescindible, Carlos Castellá nos lleva a recorrer y a soñar con 10 destinos para todo aficionado al motorsport. Por supuesto, después de pasar por casa, el primer viaje no puede ser otro que Spa-Francorchamps.
  • David Plaza explica en un video de “El Paddock Marca” el planning de las sesiones de los viernes de Gran Premio.
  • Para terminar, una curiosa anécdota que tiene como protagonista a Coulthard y al casco de Michael Schumacher en el Gran Premio de Mónaco de 1996.
Kimi Raikkonen, Lotus Renault E21 (GP Bélgica, 2013)

Kimi Raikkonen, Lotus Renault E21 (GP Bélgica 2013, Spa-Francorchamps)

Anuncios
Fernando Alonso, Ferrari F138 (Sesión de clasificación, GP Bégica 2013, Spa-Francorchamps)

Descalabros tácticos

No me resisto. No deja de ser un detalle sin importancia si se quiere, pero otra prueba más de que en este país no hay periodistas del motor (perdónenme por la generalización) sino fanáticos cegados a los que la información y la verdad no les importa nada.

Gran Premio de Bélgica 2013. Última ronda de una sesión de calificación marcada por la meteorología. Fernando Alonso durante su mejor vuelta comete un error y queda en novena posición. Según el responsable de motor de una de las principales radios y tertuliano habitual de la cadena que emite el mundial, esto es lo que pasó:

Sin el error de pilotaje (algo perfectamente entendible con una pista secándose, últimos instantes de la clasificación), Alonso hubiera conseguido llegar a meta con un buen crono y a tiempo para dar otra vuelta, que probablemente le hubiera colocado entre los tres primeros. Pero no, es mejor mentir y desinformar para seguir dando leña al mono rojo. ¿Porqué? ¿Es que no se puede contar un simple error? ¿Consideran a la gente tan estúpida que no es capaz de aceptar que su ídolo no es perfecto? ¿Temen que se caiga el tinglado que se han montado si no hay una idolatría ciega? ¿Es pura ignorancia o algo premeditado? De verdad, estos personajes cada vez me dan más asco.

Extraño es el posterior comportamiento del piloto. En primer lugar hace autocrítica y reconoce el error, pero poco después corre a desmentirlo en su Twitter argumentando que no tenía combustible para más, como si eso lo justificara todo.